Música para Banda

VERSOS LIBRES – NOTAS AL PROGRAMA

Versos libres para piano improvisado y banda, lleva en su título el peso de un pretendido canto a la libertad artística, desde hace siglos tantas veces reivindicada en el campo de la creación artística y musical.

La obra, fruto del esfuerzo creativo del autor a lo largo de mes y medio (entre febrero y marzo de 2021), refleja la búsqueda continua de un lenguaje personal que, bajo la forma de diferentes proyectos, trata siempre de sintetizar diversas tendencias musicales. 

El fondo de la obra versa sobre la pretensión de conseguir una simbiosis -aunque sea tan solo de forma simbólica, efímera o incluso malograda- de mundos tan distintos dentro del panorama musical como son la improvisación libre, la composición escrita y la improvisación guiada (esta última desarrollada mediante técnicas como Conduction, Soundpainting y la traducción personal de las mismas).

Aunque, tal y como se indica en el título “para piano improvisado y banda”,  la obra reúne en apariencia algunas características del género concertante, esto solo sirve de excusa para la experimentación que el autor pretende en el ámbito global de la composición.

Desde el punto de vista formal, la obra se concentra en un único movimiento, dividido en tres secciones. En cada una de ellas se crea un ambiente o marco para el piano solista – cuya parte es totalmente improvisada- arropado en determinados momentos por las partes escritas para la banda. Así, se pueden intuir sonoridades que emulan de alguna manera ambientes urbanos nocturnos, la propia naturaleza, la tensión y los conflictos humanos y hasta la descripción de las sensaciones psicológicas provocadas por la pandemia de la COVID-19. Todas estas sonoridades se alternan con pequeñas transiciones escritas para las secciones de los vientos o de la percusión, que ayudan a dar forma y unidad a la obra. En cuanto a las alturas musicales, la obra está pensada en un contexto de ausencia de tonalidad que incluye algunos pasajes de carácter modal.

El piano solista representa el papel de la improvisación libre que interactúa con la banda, a la que no sólo se le otorga la función de acompañar al solista con la interpretación de la parte escrita. De hecho, una de las características principales de la obra es la libertad que se le ofrece al intérprete dentro de la partitura, donde la escritura abierta también deja espacio a la improvisación, en este caso controlada o guiada por el compositor y el director.

En definitiva, es un intento de acercar mundos diferentes donde el control y la libertad en algunos momentos se dan la mano, mientras que en otros pareciera ser que cada mundo viva de espaldas al otro, y todo ello, ocultado bajo el plan formal de una composición semi-escrita.

Por último, Versos libres quiere ser también una invitación a la reflexión acerca de cómo son percibidos los músicos en nuestra sociedad, y cuáles son los roles que aún hoy en día se fomentan por tradición en algunos sectores de la profesión, empezando por la clasificación rígida de las especialidades profesionales, sustentadas en la base de la enseñanza musical. En un mundo tan diverso y cambiante como el actual habría, por lo menos, que replantearse el sentido y la oportunidad de esos roles asumidos.

A %d blogueros les gusta esto: